LOS AGROQUIMICOS

LOS AGROQUIMICOS. Una necesidad y un riesgo

Editorial:
ALFAOMEGA GRUPO EDITOR S.A DE C.V.
Edición:
Materia:
Agronomía - Forestales
ISBN:
978-958-778-243-1
Páginas:
136
Encuadernación:
Tapa blanda
S/59.00
Consultar Disponibilidad

La seguridad y la salud en el trabajo son factores que cada día cobran mayor importancia en el mundo entero, de ahí que la aplicación de documentos técnicos y legales propenda por el bienestar de los trabajadores.

“La naturaleza es sabia” reza el adagio popular, plena de bondad y generosidad para que el hombre manipule la tierra y consiga de ella el alimento vital. Y éste, en su afán porque la producción vegetal aumente y ante los requerimientos comerciales de la cadena de distribución de los alimentos, ha recurrido al uso de agroquímicos para el control de las plagas. Con el tiempo, además de eliminar las plagas, tales químicos también han producido efectos negativos, afectando a muchos microorganismos vitales y la ecología; a otros animales, al aire, el agua, la tierra y, por supuesto, al ser humano; y, en particular, a quienes los manipulan en los procesos de transporte, almacenamiento, mezclas, aplicaciones y recolección.

La preocupación mundial por el efecto de los plaguicidas ha llevado a establecer convenios orientados a la prohibición del uso de algunos de ellos y al seguimiento de protocolos sobre seguridad industrial e higiene laboral, para el uso de los que son permitidos. Ante semejante panorama, los autores buscan con este libro concienciar a los lectores sobre el gran perjuicio que los agroquímicos pueden ocasionar, no sólo para quienes los manipulan en forma directa, sino también para las personas que lo hacen en forma indirecta e incluso para los consumidores de alimentos.

Por tales razones, este texto se convierte en una guía imprescindible en torno a su uso controlado y a las buenas prácticas, aplicando protocolos de seguridad e higiene en las diversas fases en que los agroquímicos son utilizados. Y no dudamos en que será de indudable importancia para los trabajadores, en su permanente contacto con ellos y para los consumidores de alimentos, que somos todos.