GUIA 5 GUÍA PRÁCTICA PARA LA REALIZACION DE AUDITORIAS DEL MANTENIMIENTO

GUIA 5 GUÍA PRÁCTICA PARA LA REALIZACION DE AUDITORIAS DEL MANTENIMIENTO

Editorial:
RENOVETEC EDITORIALES
Edición:
Materia:
Ingeniería Industrial
ISBN:
978-84-617-8442-4
Páginas:
234
Encuadernación:
Tapa blanda
S/1,228.00
Consultar Disponibilidad

El Instituto RENOVETEC de Ingeniería de Mantenimiento ha publicado su Guía nº 5, dedicada en esta ocasión a la realización práctica de Auditorías de Mantenimiento. Estas auditorías, que usadas correctamente se convierten en una indudable herramienta de mejora, requieren de la comparación con un modelo, considerado la situación ideal que debe presentar un departamento de mantenimiento. En esta guía se expone, de forma razonada y detallada, los más de 200 aspectos que deben ser analizados en este tipo de auditorías.

Una auditoría de mantenimiento es un proceso de análisis al que se somete un departamento de mantenimiento con el objetivo de determinar posibles mejoras en la gestión que se realiza en dicho departamento. Este proceso puede ser llevado a cabo por técnicos propios, que autoanalizan la gestión que se desarrollan en él, por técnicos de otros departamentos de la misma empresa o, como es más habitual, por técnicos externos, que si están bien seleccionados y tienen una metodología clara y válida, pueden aportar una visión más imparcial y menos contaminada por el día a día.

Una auditoría de mantenimiento consiste básicamente en comparar la situación existente en una empresa determinada con un modelo de excelencia o de clase mundial, con una forma de gestionar que se considera excelente. La auditoría propuesta en esta guía está basada en los conceptos de Gestión de Activos y en las normas PAS 55 e ISO 55000, aunque con una visión mucho más práctica (pero compatible con las normas anteriores) denominada Mantenimiento 3.0, por representar la tercera generación de mantenimiento.

El departamento de mantenimiento se divide en un total de 15 áreas de gestión, con el objetivo de analizar en detalle cada área por separado. La situación de cada área se compara con un modelo de excelencia en la gestión de esa área, valorándose toda una serie de aspectos en cada uno de ellas. El cuestionario o checklist de la auditoría es sin duda el eje central del proceso de análisis, y está compuesto por más de 200 puntos.

La auditoría produce al menos tres tipos de resultados, que ayudan en la toma de decisiones:

Un listado con toda una serie de aspectos que será necesario mejorar, ya que no son conformes con el modelo de excelencia y que por tanto habrá que cambiar si se desea obtener mejores resultados en el departamento de mantenimiento.
Un KPI (Key Performance Indicator) o indicador clave comparativo: el índice de conformidad con el modelo de excelencia, un número comprendido entre 0% y 100%, donde 100% representa una adaptación total a dicho modelo y 0% representaría la situación diametralmente opuesta.
Un indicador de conformidad o excelencia por cada una de las áreas de gestión, para poder conocer con mayor exactitud qué áreas son las que presentan una situación comparativa mejor o peor.

Otros libros del autor